Citas

....." ¿ Y cúal es mi esperanza ?.Recibir objeciones constructivas para rectificar errores y edificar la obra definitiva ". Horacio J. Cuccoresse.-

miércoles, 27 de febrero de 2013

Los testimonios orales

Los saladeros.La historia y los testimonios.


Sr y Sra Pieroni.




Cuando comencé a trabajar el tema Saladeros en General Lavalle,tuve la oportunidad de entrevistar vecinos que habían tenido alguna vinculación en la actividad.Así conocí al Sr Pieroni, quien vivía con su esposa sobre la calle Jorge Newbery, en Mar de Ajó.Estoy refiriéndome al año 1977-1978.  De esas entrevistas,tomadas a mano en una pequeña libreta,  pude recrear la vida y la actividad en General Lavalle hacia fines del siglo XIX ,parte de él resumiré en esta presentación.

El entrevistado contaba que siendo muy pequeño,no más de diez años, trabajó en la compañía de barales. Los trabajadores se organizaban en compañías,las que eran regenteadas por un capataz,en general se organizaban por nacionalidad,siendo las mas numerosas la de los vascos e italianos.(aclaración: gran parte de la mano de obra no permanecía todo el año,ya que la actividad fuerte del saladero se realizaba desde fines de la primavera y se interrumpía en el invierno.Esa población emigraba a trabajar la otra temporada en Europa constituyendo una migración golondrina )
Siguiendo con el entrevistado.Este afirmaba que se carneaban entre 500 a 1000 animales por día.Constituía casi una ciudad dentro de otra ciudad,con su escuela,sus construcciones de ladrillo y madera,(barracas)los techos de teja,materiales traídos de Europa como lastre de los barcos que llegaban al puerto a cargar la mercadería..En un galpón se encontraba la sal a granel,que se utilizaba en la salazón de la carne.Había también  piletones para salar la carne y piletones para curar los cueros.Un puente llamado del gallinero dividía a Lavalle del Saladero y por supuesto no podía faltar la cancha de pelota-paleta.,
Desde los 9 años hasta los 13 el Sr Pieroni trabajó en los Saladeros,cuando la actividad se reduce casi a la nada allá por 1889 deja la actividad.
En esta breve nota mi recuerdo y agradecimiento a ese personaje con quién empecé a introducirme en el mundo fantástico de la entrevista como un auxilio indispensable en la investigación histórica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada